Inicio Belleza Como hacer una mascarilla facial hidratante
Belleza

Como hacer una mascarilla facial hidratante

¿Te has detenido alguna vez a pensar en lo maravillosa que es tu piel? ¡Es la valiente frontera que protege tu cuerpo y merece ser mimada!

Uno de los regalos más lujosos que puedes ofrecerle es la hidratación. Y una de las formas más divertidas de hacerlo es en forma de mascarilla casera.

Imagina mezclar ingredientes naturales en tu cocina, sabiendo que estás creando un elixir de belleza lleno de bondades naturales. Las mascarillas hidratantes caseras tienen un encanto especial. 

Además, están libres de químicos agresivos y se pueden personalizar según las necesidades de tu piel. Y por si fuera poco, ¡son amigables con tu presupuesto!

Así que ponte cómoda, quizás con una taza de té, y acompáñanos en este recorrido. Vamos a sumergirnos en recetas de mascarillas con acción hidratante, entender sus beneficios y aprender cómo aplicarlas correctamente. 

mascarilla hidratante

Ingredientes Naturales con Acción Hidratante

Hablemos ahora sobre los superhéroes de la hidratación que son conocidos por sus propiedades humectantes y oclusivas. Incorporar estos ingredientes en tus mascarillas caseras puede hacer maravillas para tu piel:

  1. Aloe Vera: Este es un favorito de muchos, y por una buena razón. El aloe vera es conocido por su capacidad para calmar y hidratar la piel sin dejarla grasosa.
  2. Aceite de Coco: Es fantástico para pieles secas. Ayuda a retener la humedad y tiene propiedades antibacterianas.
  3. Miel: Es un humectante natural, lo que significa que atrae y retiene la humedad la piel. Además, la miel tiene propiedades antibacterianas y calmantes.
  4. Aguacate: Rico en vitaminas A, D y E, así como en ácidos grasos, el aguacate puede ayudar a nutrir e hidratar intensamente.
  5. Yogur: Contiene ácido láctico, que ayuda a exfoliar suavemente, permitiendo que los humectantes penetren más profundamente.
  6. Pepino: Es excelente para calmar e hidratar por su alto contenido en agua, especialmente si tienes la piel sensible o irritada. Por eso está presente en muchas mascarillas caseras.
  7. Aceite de Oliva: Es un antioxidante potente y también excelente para nutrir la piel seca.
  8. Plátano: Rico en potasio y agua, ayuda a hidratar la piel seca y aporta un brillo natural.
  9. Té Verde: Contiene antioxidantes y tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a calmar la piel y combatir el daño de los radicales libres.
  10. Aceite de Jojoba: Es similar al sebo natural de la piel, lo que lo hace ideal para equilibrar la producción de aceite y mantener un cutis hidratado sin que se obstruyan los poros.

Lee además: ¿Qué mascarilla facial necesitas según tu cutis?

Mascarilla Hidratante 1: Aloe Vera y Aceite de Coco

Recetas de áloe vera para las estrías

Bien, ahora que estamos bien informadas, vamos a sumergirnos en nuestra primera receta mágica: la mascarilla de aloe vera y aceite de coco. Es un verdadero abrazo de hidratación para tu piel y es ideal para todos los cutis, especialmente los secos o irritados.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (preferiblemente fresco).
  • 1 cucharada de aceite de coco (virgen o extra virgen).

¿Por qué estos ingredientes?

  • Aloe Vera: Como hemos mencionado, el aloe vera es excelente para calmar y proporcionar hidratación sin ser pesado. También es conocido por ayudar a la regeneración celular.
  • Aceite de Coco: Es maravilloso para retener la humedad y nutrir con sus ácidos grasos. Además, tiene propiedades antibacterianas que pueden ser beneficiosas para prevenir brotes. También puedes probar con aceite de sésamo, que es muy calmante.

Instrucciones:

  1. Mezcla los ingredientes: En un tazón pequeño, mezcla el gel de aloe vera con el aceite de coco hasta obtener una mezcla homogénea.

  2. Limpia tu rostro: Antes de aplicar la mascarilla, asegúrate de que tu piel esté limpia y libre de maquillaje.

  3. Aplicación: Con los dedos o con un pincel, aplica una capa uniforme en tu rostro, evitando el área de los ojos. En este post te mostramos paso a paso cómo hacerlo.

  4. Relájate y deja actuar: Deja que la mascarilla haga su magia durante unos 15-20 minutos. Puedes aprovechar este tiempo para relajarte, quizás leyendo un libro o escuchando música suave.

  5. Retira: Enjuaga tu rostro con agua tibia y sécalo suavemente con una toalla limpia.

  6. Hidrata: Finaliza con tu crema hidratante favorita para sellar toda esa bondad en tu piel.

¡Voilà! Tu cara debería sentirse increíblemente suave e hidratada. Es como si le hubieras dado un sorbo de agua fresca a tu rostro. Puedes usar esta mascarilla una o dos veces por semana, o cuando sientas que tu tez necesita un extra de cariño.

Mascarilla Hidratante 2: Aguacate y Miel

Cómo hacer una mascarilla facial Casera

¡Sigamos adelante con más mimos para tu piel! Esta vez vamos a sumergirnos en una mascarilla ultra nutritiva con aguacate y miel. Esta combinación es especialmente fabulosa para pieles secas o apagadas que necesitan un impulso de nutrición y brillo.

Ingredientes:

  • 1/2 aguacate maduro.
  • 1 cucharada de miel.

¿Por qué estos ingredientes?

  • Aguacate: Es un alimento maravilloso para tu dermis. Rico en vitaminas A, D y E, y ácidos grasos, el aguacate ayuda a nutrir e hidratar. Además, contribuye a suavizar y reducir la apariencia de líneas finas.
  • Miel: Como un humectante natural, la miel atrae y retiene la humedad en la piel. También tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, lo que la hace genial para calmar y mantenerla confortable.

Instrucciones:

  1. Prepara el aguacate: Corta un aguacate maduro por la mitad y saca la pulpa de una de las mitades. En un tazón, aplástalo con un tenedor hasta obtener un puré.

  2. Añade la miel: Agrega una cucharada de miel al puré de aguacate y mézclalo bien hasta que esté suave y bien combinado.

  3. Limpia tu rostro: Es importante aplicar la mascarilla sobre la piel limpia. Lava tu rostro con tu limpiador habitual y sécalo suavemente.

  4. Aplica la mascarilla: Usa tus dedos o una brocha para aplicar la mezcla en tu rostro, evitando el área de los ojos.

  5. Tiempo de disfrutar: Deja que la mascarilla se asiente durante unos 15-20 minutos. Puedes relajarte y disfrutar de este momento de cuidado personal.

  6. Retira: Aclara tu rostro con agua tibia y luego sécalo con toques suaves usando una toalla limpia.

  7. Hidrata: Aplica tu crema hidratante favorita para sellar la hidratación y mantener tu cutis suave y radiante.

Recomiendo utilizar esta mascarilla una vez a la semana para mantener una óptima nutrición y luminosidad. Y si buscas un brillo natural y un extra de luz en tu rostro, prueba estas recetas.

Mascarilla Hidratante 3: Yogur y Pepino

Mascarillas para la piel grasa

Es hora de refrescar y revitalizar tu dermis con una mascarilla que grita frescura: la combinación de yogur y pepino. Es especialmente adecuada para pieles sensibles o irritadas, y también para aquellos días calurosos en los que necesitas un extra de frescor en tu cara.

Ingredientes:

  • 1/2 pepino.
  • 2 cucharadas de yogur natural (sin sabor).

¿Por qué estos ingredientes?

  • Pepino: Conocido por sus propiedades calmantes, el pepino es fantástico para reducir la inflamación y la irritación. Además, tiene un alto contenido de agua, lo que lo hace ideal para hidratar.
  • Yogur: El yogur es genial para la piel gracias a su contenido de ácido láctico, que ayuda a exfoliar suavemente permitiendo una mejor absorción de la hidratación. Además, tiene propiedades calmantes.

Instrucciones:

  1. Prepara el pepino: Pela medio pepino y córtalo en rodajas. Colócalo en una licuadora o procesador de alimentos y tritúralo hasta obtener un puré.

  2. Combina con yogur: En un tazón, mezcla el puré de pepino con dos cucharadas de yogur natural hasta obtener una mezcla homogénea.

  3. Limpia tu rostro: Lava tu rostro con tu limpiador habitual para asegurarte de que esté limpio antes de aplicar la mascarilla.

  4. Aplicación: Con tus dedos o una brocha, aplica la mezcla sobre tu rostro, evitando el área de los ojos.

  5. Tiempo de calma: Deja la mascarilla durante unos 15-20 minutos. Aprovecha este tiempo para relajarte; quizás pongas tus pies en alto y cierres los ojos.

  6. Aclara: Usa agua tibia para enjuagar tu rostro y luego seca con una toalla limpia con toques suaves.

  7. Hidrata: Finaliza aplicando tu crema hidratante favorita para dejar tu cara suave y fresca.

Esta mascarilla es como un soplo de aire fresco para tu piel. Es suave, calmante, e hidratante, lo que la hace ideal para usar cuando sientas que necesitas un descanso. ¡Disfruta de tu momento de spa en casa!

Descubre: Otras recetas de mascarillas con yogur para variar

Mascarilla Hidratante 4: Plátano y Aceite de Oliva

Como hacer una mascarilla facial hidratante

Y para concluir con nuestras deliciosas y nutritivas recetas de mascarillas hidratantes, tenemos una que es perfecta para esos días en que sientes que tu piel necesita un festín de hidratación y suavidad. ¡Conozcamos la fabulosa combinación de plátano y aceite de oliva!

Ingredientes:

  • 1 plátano maduro.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.

¿Por qué estos ingredientes?

  • Plátano: Este fruto es una maravilla para la piel. Está lleno de vitaminas y minerales, incluyendo vitamina A, B, y C, y potasio. Ayuda a hidratar la dermis, mejorar su elasticidad y combatir las arrugas, como estas recetas de mascarillas caseras.
  • Aceite de Oliva: Es un hidratante natural increíble que suaviza la tez y también la protege contra los daños de los radicales libres gracias a su contenido de antioxidantes.

Instrucciones:

  1. Prepara el plátano: Pela un plátano maduro y colócalo en un tazón. Utiliza un tenedor para aplastarlo hasta que obtengas un puré.

  2. Añade el aceite de oliva: Agrega una cucharada de aceite de oliva al puré de plátano y mézclalo bien.

  3. Limpia tu rostro: Como siempre, asegúrate de que tu cutis esté limpio antes de la aplicación. Lava tu rostro con tu limpiador habitual y sécalo suavemente.

  4. Aplica la mascarilla: Usa tus dedos o una brocha para esparcir la mezcla sobre tu rostro de manera uniforme, evitando el área de los ojos.

  5. Tiempo de nutrición: Permítele a la mascarilla actuar por unos 15-20 minutos. Es tu momento de relajación, así que siéntate y disfruta.

  6. Retira: Luego, aclara tu rostro con agua tibia y sécalo con una toalla limpia a toques.

  7. Hidrata: Para terminar, aplica tu crema hidratante favorita. Esto ayudará a sellar todos los beneficios de la mascarilla en tu piel.

Los ingredientes naturales de esta mascarilla son ideales para nutrir y rejuvenecer. Es como un tratamiento de spa lujoso, pero en la comodidad de tu hogar y sin gastar una fortuna.

Te recomendamos: Los beneficios de la arcilla y cómo incluirla en tu rutina diaria

Consejos para Maximizar la Hidratación

Ahora que ya conoces estas estupendas recetas de mascarillas hidratantes caseras, quiero compartir contigo algunos consejitos extra para que saques el máximo provecho.

  1. Utiliza cosméticos hidratantes. No sustituyas lo natural por lo comercial, ya que muchas veces un solo ingrediente no puede con todo. Prueba estas mascarillas hidratantes y combínalas con las recetas que hemos visto.
  2. Bebe Agua: Esto parece obvio, pero a menudo se nos olvida. Beber suficiente agua es fundamental para mantener la piel hidratada desde el interior.

  3. Evita Duchas Muy Calientes: Sé que una ducha caliente puede ser muy relajante, pero el agua demasiado caliente puede resecar. Opta por agua tibia.

  4. Exfolia con Moderación: Es importante deshacerse de las células muertas, pero exfoliar en exceso puede ser contraproducente. Hazlo una o dos veces por semana como máximo.

  5. Usa un Humidificador: Si vives en un ambiente seco, un humidificador puede ayudar a mantener la humedad en el aire y, en consecuencia, en tu cutis.

  6. Aplica Hidratante Cuando la Piel Está Húmeda: Justo después de lavarte la cara o salir de la ducha, es el mejor momento para aplicar tu crema hidratante. Ayudará a retener la humedad y evitar que se evapore.

  7. Ingredientes Naturales en tus Productos: Si decides usar productos comerciales, fíjate que contengan ingredientes naturales. Evita aquellos con alcohol o fragancias artificiales que puedan resecar.

  8. Protégete del Sol: Usa siempre protector solar, incluso en días nublados. Los rayos UV pueden secar y dañar tu piel, así que no te olvides de protegerte.

  9. Alimentación Equilibrada: Consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, vitaminas y antioxidantes contribuye a mantener la hidratación óptima.

Recuerda que la consistencia es clave. Incorpora estos consejos en tu rutina diaria y, junto con las mascarillas hidratantes que has aprendido a preparar, verás cómo tu piel se vuelve más suave, radiante y saludable. 

Te interesa: Cuida la tez grasa con estas recetas equilibrantes

En definitiva, la hidratación es un aspecto fundamental para mantener nuestra piel en su mejor estado, y es aún mejor cuando podemos lograrlo con ingredientes naturales, frescos y accesibles que tenemos en casa. Las mascarillas hidratantes caseras que hemos compartido no solo te brindarán una tez más suave y radiante, sino que también te proporcionarán un momento de cuidado personal muy necesario. 

Angela

Técnico Superior en Dietética.

Escrito por

Técnico Superior en Dietética.

Suscríbete