Inicio Belleza Cómo hacer crema de aloe vera casera
Belleza

Cómo hacer crema de aloe vera casera

En los últimos años, la tendencia hacia los productos de belleza caseros y naturales ha ido en aumento, y con razón. Crear tus propios productos no solo te permite personalizarlos según tus necesidades y preferencias, sino que también es una opción económica y sostenible para cuidar de tu piel de manera consciente.

En este artículo, te enseñaremos cómo elaborar una crema de aloe vera en casa, una opción fácil de hacer, efectiva y repleta de beneficios para el cuidado de tu piel. Acompáñanos en este emocionante viaje hacia el mundo del «hazlo tú mismo» y descubre cómo sacar el máximo provecho a los maravillosos regalos que la naturaleza nos ofrece.

El aloe vera (o sábila) es un ingrediente estrella en el ámbito de la belleza y la salud, gracias a sus propiedades hidratantes, calmantes y cicatrizantes. Al elaborar tu propia crema, no solo tendrás la certeza de estar utilizando un producto natural y libre de químicos, sino que también experimentarás la satisfacción de crear algo especialmente diseñado para ti.

Prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de la cosmética natural casera y descubre cómo elaborar una crema de aloe vera que te permita disfrutar de todos los beneficios de esta maravillosa planta.

Estamos seguros de que una vez que pruebes este método, te animarás a seguir explorando nuevas recetas y técnicas para cuidar de tu dermis de manera natural y personalizada.

Receta de crema de áloe vera casera

Cómo hacer crema de aloe vera en casa. Ingredientes y pasos a seguir

Para elaborar tu crema necesitarás los siguientes ingredientes básicos y materiales:

Ingredientes:

  • Gel de aloe vera: Puedes extraerlo de una hoja fresca de aloe vera o comprarlo en una tienda de productos naturales.  
  • Aceite base: Aceite de coco, de almendras o de jojoba son excelentes opciones para nutrir e hidratar la piel.
  • Manteca: Manteca de cacao o de karité ayudarán a darle una textura cremosa y consistente a la crema.
  • Conservante natural: Vitamina E es un antioxidante natural que prolongará la vida útil de tu crema casera.

Ingredientes opcionales:

  • Aceites esenciales: Lavanda, rosa mosqueta, árbol de té, entre otros, para añadir propiedades y aromas específicos según tus preferencias.
  • Extractos naturales: Extracto de caléndula, camomila o té verde para potenciar los efectos de la crema.

Materiales:

  • Batidora o licuadora: Para mezclar y emulsionar los ingredientes.
  • Cucharas medidoras: Para medir las cantidades adecuadas de cada ingrediente.
  • Tazón: Para mezclar los ingredientes.
  • Envase hermético: Para almacenar tu crema casera.
  • Utensilios de limpieza: Para asegurarte de que todos los elementos estén limpios y esterilizados antes de su uso.

Una vez que hayas reunido todos los ingredientes y materiales necesarios, estarás listo para comenzar a elaborar tu crema de aloe vera casera y disfrutar de sus múltiples beneficios.

Preparación del gel de aloe vera:

Si decides utilizar una hoja fresca de aloe vera, es importante que sepas cómo extraer adecuadamente el gel y eliminar la aloína, una sustancia que puede ser irritante para la piel. A continuación, te explicamos cómo hacerlo:

Escoge una hoja grande y sana de una planta de sábila. Corta la hoja lo más cerca posible de la base de la planta, utilizando un cuchillo afilado y limpio. Lava la hoja con agua fría para eliminar cualquier suciedad o impureza.

Coloca la hoja en posición vertical en un vaso o recipiente durante unos 10-15 minutos para permitir que la savia amarilla (aloína) se escurra. Con un cuchillo afilado, corta los bordes dentados de la hoja y luego corta la hoja en secciones de unos 5 centímetros de largo.

Desliza el cuchillo por debajo de la piel de cada sección para separarla del gel transparente. Ten cuidado de no cortar demasiado profundo para no perder gel en el proceso. Coloca el gel extraído en un colador y enjuágalo con agua fría para eliminar cualquier rastro de aloína que haya quedado.

Una vez que hayas extraído y enjuagado el gel, estará listo para ser utilizado en la elaboración de tu crema casera. Si prefieres comprarlo, asegúrate de escoger un producto de calidad 100% puro y sin aditivos químicos innecesarios.

También te servirá: Cómo hacer crema de caléndula natural

Usos de la crema de áloe vera casera

Procedimiento para elaborar la crema:

Ahora que tienes todos los ingredientes y el gel de aloe vera preparado, es momento de crear tu crema casera siguiendo estos pasos:

  1. Derrite la manteca: Coloca la manteca de cacao o de karité en un recipiente resistente al calor y derrítela a baño maría. Remueve constantemente hasta que esté completamente derretida y tenga una consistencia suave y homogénea.
  2. Mezcla con el aceite base: Retira la manteca derretida del baño maría y añade el aceite base de tu elección (como aceite de coco, de almendras o de jojoba). Mezcla bien hasta que los dos ingredientes estén bien combinados.
  3. Enfría la mezcla: Deja que la mezcla de manteca y aceite base se enfríe a temperatura ambiente. Puedes acelerar este proceso colocándola en el refrigerador durante unos 10-15 minutos.
  4. Añade el gel de aloe vera y el conservante: Cuando la mezcla esté fría y haya comenzado a solidificar ligeramente, añade el gel de sábila y el conservante natural (como la vitamina E). Mezcla nuevamente todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Personaliza tu crema: En este punto, puedes añadir aceites esenciales o extractos naturales para personalizar tu crema según tus preferencias. Asegúrate de añadir solo unas pocas gotas de cada aceite esencial para evitar irritaciones.
  6. Bate o licúa la mezcla: Utiliza una batidora o licuadora para mezclar todos los ingredientes hasta obtener una consistencia cremosa y suave. Puedes ajustar la cantidad de gel de aloe vera o aceite base para lograr la textura deseada.
  7. Almacena la crema: Transfiere la crema casera de aloe vera a un envase hermético previamente limpio y esterilizado. Asegúrate de que el envase esté completamente seco antes de añadir la crema.

Una vez que hayas seguido todos estos pasos, tendrás tu crema de aloe vera casera lista para usar y disfrutar de sus múltiples beneficios para el cuidado de tu piel.

Otra opción: Elige una buena crema comercial con aloe vera, aquí tienes nuestra selección.

Variaciones y adaptaciones para diferentes tipos de cutis

Una de las ventajas de elaborar tu propio cosmético es la posibilidad de adaptarla a las necesidades específicas de tu tipo de dermis. A continuación, te ofrecemos algunas sugerencias para personalizar aún más tu crema según las características y requerimientos de tu piel:

Piel grasa o propensa al acné:

  • Utiliza aceite de jojoba como aceite base, ya que este aceite es similar al sebo natural de la piel y ayuda a equilibrar la producción de grasa.
  • Añade unas gotas de aceite esencial de árbol de té o de lavanda, ambos conocidos por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que pueden ayudar a combatir y prevenir el acné.

Tez seca o sensible:

  • Opta por aceite de almendras o de aguacate como aceite base, ambos ricos en vitaminas y ácidos grasos esenciales que nutren y suavizan la piel.
  • Agrega aceite esencial de camomila o de rosa mosqueta para calmar la piel sensible e irritada y promover la regeneración celular.

Cutis maduro:

  • Elige aceite de argán o de rosa mosqueta como aceite base, ambos ricos en antioxidantes y ácidos grasos esenciales que protegen y revitalizan la piel.
  • Incorpora aceites esenciales de geranio o de incienso, que tienen propiedades regeneradoras y reafirmantes para combatir las arrugas y la flacidez.

Estas son solo algunas ideas para adaptar la loción casera a las necesidades específicas de tu piel. No dudes en experimentar con diferentes aceites base, aceites esenciales y extractos naturales para encontrar la combinación perfecta que te brinde los resultados que buscas.

Te interesa: El cuidado de la piel seca

Consejos y precauciones

Al elaborar y utilizar tu crema de aloe vera casera, ten en cuenta los siguientes consejos y precauciones para asegurar la efectividad y seguridad del producto:

  • Realiza una prueba de sensibilidad: Antes de aplicar la crema en todo el rostro o cuerpo, realiza una pequeña prueba de sensibilidad en una zona discreta de la piel, como la parte interna del antebrazo. Espera 24 horas para asegurarte de que no se presente ninguna reacción adversa.

  • Limpieza y esterilización: Asegúrate de limpiar y esterilizar todos los utensilios, recipientes y envases antes de utilizarlos. Esto ayudará a evitar la contaminación de la crema y prolongará su vida útil.

  • Conservación: Guarda la crema en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar directa. El calor y la luz pueden afectar la efectividad y estabilidad de los ingredientes activos en la crema.

  • Vida útil: Presta atención a la vida útil de tu crema casera. Los productos naturales tienen una vida útil más corta que los productos comerciales debido a la ausencia de conservantes químicos. Como regla general, utiliza tu crema de aloe vera casera dentro de 3 a 6 meses, y asegúrate de revisar periódicamente su aspecto, olor y textura.

Siguiendo estos consejos y precauciones, podrás disfrutar de los beneficios de tu crema casera de manera segura y efectiva, al tiempo que cuidas de tu piel de forma natural y personalizada.

crema aloe vera las mejores

Beneficios de la crema de aloe vera casera

Al utilizar esta loción natural, no solo estarás aprovechando las bondades de la sábila, sino que también obtendrás una serie de beneficios para el cuidado de tu piel que te sorprenderán. A continuación, te explicamos algunos de los principales beneficios que puedes esperar al incorporar esta crema en tu rutina de belleza:

Hidratación profunda: El aloe vera es conocido por su capacidad para retener la humedad, proporcionando una hidratación profunda y duradera a la dermis. En combinación con el aceite base y la manteca, esta crema ayudará a mantener tu piel nutrida y suave al tacto.

Calma irritaciones y enrojecimientos: Gracias a las propiedades calmantes y antiinflamatorias de la sábila, esta crema es ideal para aliviar la piel irritada o enrojecida, ya sea por el sol, el viento o incluso después de la depilación. También es perfecta para personas con pieles sensibles que requieren cuidados especiales.

¿Lo sabías? ¿Funciona el aloe vera para tratar el eczema?

Estimula la regeneración celular: Es de sobra conocida su capacidad para promover la regeneración celular, lo que favorece la cicatrización de heridas y la prevención de cicatrices. Al utilizar esta crema regularmente, notarás cómo tu piel se recupera más rápidamente de lesiones menores, como cortes o raspaduras.

Combate el envejecimiento prematuro: Los antioxidantes presentes, así como algunos aceites esenciales y extractos naturales, ayudan a proteger la piel de los radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro. La crema es una excelente aliada para mantener la tez joven y radiante.

Personalización y adaptabilidad: Al elaborar tu propio cosmético, tienes la posibilidad de personalizarla según tus necesidades y preferencias, añadiendo ingredientes que se adapten a tu tipo de piel o afecciones específicas. De esta forma, obtendrás un producto que realmente te brinde los resultados que estás buscando.

Algunos remedios naturales también aconsejan tomar aloe vera a partir del jugo que se extrae de la planta. Una opción igualmente útil para disfrutar de sus cualidades internamente. No obstante, aún cuando sea seguro, se aconseja siempre consultar antes al médico.

¿Sin ideas? 5 formas de usar la sábila

En conclusión, elaborar tu propia crema de aloe vera en casa es una excelente manera de cuidar tu piel de forma natural y consciente, aprovechando los múltiples beneficios que ofrece el ingrediente natural. Al personalizar la crema según las necesidades específicas de tu cutis, podrás obtener un producto que se adapte perfectamente a ti y a tus requerimientos particulares.

Además, estarás reduciendo el consumo de productos químicos y envases innecesarios, lo que contribuye a una vida más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. No solo estarás cuidando de tu piel, sino también del planeta.

Relacionado: Cremas sin parabenos y con pocos conservantes

No dudes en experimentar y adaptar la receta básica de la crema de aloe vera según tus preferencias y necesidades. En poco tiempo, podrás disfrutar de una tez más saludable, radiante y nutrida gracias a los beneficios de esta maravillosa planta y de los ingredientes naturales que la acompañan.

Angela

Técnico Superior en Dietética.

Escrito por

Técnico Superior en Dietética.

Suscríbete