Inicio Belleza Ácido Retinoico: Qué es, propiedades y beneficios
Belleza

Ácido Retinoico: Qué es, propiedades y beneficios

Si te preocupas por el cuidado de tu piel, probablemente hayas escuchado hablar del ácido retinoico, un componente comúnmente alabado en el mundo de la dermatología y el cuidado dérmico.

¿Pero qué es realmente este compuesto y cómo puede beneficiar tu piel? ¿Es adecuado para todos los tipos? ¿Cuáles son las precauciones que debemos tener en cuenta? En este artículo, desentrañaremos todos estos misterios y te guiaremos a través de todo lo que necesitas saber sobre el ácido retinoico.

Te sumergirás en su historia, propiedades, beneficios y cómo incorporarlo de manera segura en tu rutina de cuidado facial.

Si estás buscando mejorar la textura de tu cutis, reducir las líneas de expresión o simplemente aumentar tu brillo natural, te invitamos a seguir leyendo y descubrir por qué este ingrediente podría ser tu nuevo aliado de belleza.

acido retinoico beneficios

¿Qué es el Ácido Retinoico?

También conocido como tretinoína, es una forma de vitamina A, un nutriente esencial que se encuentra naturalmente en el cuerpo humano y en ciertos alimentos.

Es un ingrediente poderoso utilizado en medicina dermatológica y en productos de cuidado de la piel debido a su capacidad para promover la renovación celular, es decir, acelera el proceso de desprendimiento de células muertas de la piel y la producción de células nuevas.

En el cuidado dérmico, el ácido retinoico se usa principalmente en forma de retinoides, un término que se refiere a la familia de compuestos derivados de la vitamina A, que incluyen el retinol, el retinaldehído y el propio ácido retinoico.

Cada uno de estos tiene diferentes grados de potencia y se usan para tratar diversos problemas cutáneos, desde el acné hasta las arrugas y los daños causados por el sol.

El ácido retinoico es el miembro más activo y potente de la familia de los retinoides y se utiliza a menudo en tratamientos dermatológicos prescritos por profesionales.

La historia del ácido retinoico se remonta a mediados del siglo XX, cuando los dermatólogos comenzaron a explorar el potencial de los derivados de la vitamina A para tratar diversas afecciones de la piel.

En la década de 1940, se observó que los individuos con deficiencia de vitamina A presentaban problemas cutáneos, lo que impulsó la investigación sobre los efectos de esta vitamina en la salud dérmica.

Fue en los años 60 cuando el Dr. Albert Kligman, un dermatólogo de la Universidad de Pennsylvania, comenzó a estudiar los efectos del ácido retinoico en pacientes con acné.

Descubre: Todo sobre el acné adulto

Sus investigaciones revelaron que este componente no solo ayudaba a tratar el acné, sino que también mejoraba la textura de la piel y reducía las arrugas y las manchas solares.

En 1967, Kligman patentó el uso del ácido retinoico para tratar el acné y, un par de años después, la FDA aprobó el uso del primer retinoide de venta con receta, conocido como Retin-A, para tratar esta afección cutánea.

Desde entonces, la popularidad de los retinoides ha crecido de manera constante y actualmente son un pilar en el mundo de la dermatología y el cuidado de la piel, tanto para el tratamiento del acné como para combatir los signos del envejecimiento.

Propiedades del Ácido Retinoico

conocer tipo piel

Este potente compuesto posee una serie de propiedades que lo hacen particularmente útil en el cuidado y tratamiento de la piel. Veamos cuáles son:

  • Exfoliación: Una de sus propiedades más notables es su capacidad para acelerar el recambio celular, promoviendo la exfoliación de las células cutáneas muertas y la producción de nuevas células. Esto ayuda a mantener la piel fresca y radiante, al tiempo que minimiza la obstrucción de los poros.

  • Promoción del colágeno: Estimula la producción de colágeno, una proteína esencial para la estructura y la elasticidad de la piel. Al promover la producción de colágeno, este compuesto ayuda a mantenerla firme y joven, reduciendo la aparición de líneas finas y arrugas.

  • Regulación de la producción de sebo: Este compuesto también ayuda a regular la producción de sebo, el aceite natural que produce nuestra dermis. Esto puede ser particularmente beneficioso para las personas con tez grasa o acné, ya que un exceso de sebo puede contribuir a la obstrucción de los poros y a la formación de granos y espinillas.

  • Reducción de la hiperpigmentación: Puede ayudar a reducir la hiperpigmentación, incluyendo las manchas oscuras y las cicatrices del acné, al acelerar la renovación de las células cutáneas y reducir la producción de melanina, el pigmento que da color a nuestra tez.

  • Antioxidante: Al ser un derivado de la vitamina A, el ácido retinoico también posee propiedades antioxidantes. Esto significa que puede ayudar a proteger la dermis de los daños causados por los radicales libres, que son moléculas inestables que pueden dañar las células de la piel y contribuir al envejecimiento prematuro.

En resumen, gracias a estas propiedades, el ácido retinoico puede mejorar la textura y la apariencia de la tez, reduciendo la aparición de imperfecciones, arrugas y manchas de la edad, mientras promueve una tez más clara y uniforme.

Descubre: Mejores cremas de acido retinoico para la cara

Beneficios del Ácido Retinoico para la Piel

Dadas sus numerosas propiedades, el ácido retinoico ofrece varios beneficios para el cuidado de la piel que seguro te van a encantar. Algunos de los más notables son:

Previene y trata el acné

El ácido retinoico ha demostrado ser una opción eficaz en la prevención y tratamiento del acné. Su eficacia radica en su capacidad para regular la producción excesiva de sebo, que es una de las principales causas del acné.

Cuando las glándulas sebáceas de la piel producen demasiado sebo, los poros pueden obstruirse, lo que crea un ambiente ideal para la proliferación de bacterias, llevando a la formación de acné.

El ácido retinoico también tiene un efecto queratolítico, lo que significa que promueve la descamación de la capa más superficial de la piel.

Al hacer esto, ayuda a eliminar las células muertas y a reducir la obstrucción de los poros. Con menos obstrucciones, hay menos posibilidades de que se desarrollen espinillas y puntos negros.

Además, este compuesto estimula la renovación celular, acelerando el ciclo de vida de las células de la piel. Esta rápida rotación celular ayuda a prevenir la acumulación de células muertas, que también pueden obstruir los poros y provocar brotes de acné.

Finalmente, posee propiedades antiinflamatorias. Esta es una característica clave para el tratamiento del acné, ya que las lesiones suelen estar acompañadas de inflamación.

Al reducir la inflamación, el ácido retinoico puede ayudar a minimizar el enrojecimiento y la hinchazón asociados con las lesiones de acné.

Es importante recordar que, aunque el ácido retinoico es eficaz para tratar el acné, su uso debe ser supervisado por un dermatólogo. Este profesional podrá determinar la concentración y frecuencia de uso adecuadas para cada tipo de piel y condición.

Relacionado: Cómo eliminar los granos y las espinillas naturalmente

Reduce las líneas finas y arrugas

Consejos para prevenir las arrugas del labio superior

Sin duda, es uno de los agentes más eficaces y estudiados para tratar las líneas finas y las arrugas. Su capacidad para promover la renovación celular y estimular la producción de colágeno le confiere sus propiedades antienvejecimiento.

Primero, acelera la tasa de renovación celular. Esto significa que ayuda a eliminar las células cutáneas más antiguas y dañadas de la superficie de la piel, permitiendo que las células más jóvenes y saludables aparezcan.

Este proceso de exfoliación consigue suavizar la textura, mejorar el tono y reducir la apariencia de las líneas finas.

En segundo lugar, el ácido retinoico estimula la producción de colágeno, una proteína esencial para mantener la elasticidad y la firmeza cutánea.

A medida que envejecemos, la producción natural de colágeno disminuye, lo que lleva a la formación de arrugas. Al controlar esta disminución puede mejorar la elasticidad de la dermis y evitar que las arrugas aparezcan.  

Además, los retinoides también inhiben la degradación del colágeno existente.

Un estudio científico publicado en el año en la edición especializada Journal of Cosmetic Dermatology, menciona que el ácido retinoico actúa bloqueando la producción de colagenasa, una enzima capaz de descomponer el colágeno.

Esta característica, junto con la estimulación de la producción de nuevo colágeno, puede resultar en una mejora significativa en la firmeza y la textura, haciendo que las arrugas sean menos notables.ç

En este artículo hemos analizado en profundidad el efecto del retinol en las arrugas ¡no te lo pierdas!

Ilumina y reduce la hiperpigmentación

El ácido retinoico es un potente agente iluminador que puede reducir significativamente la hiperpigmentación, que es una condición común de la dermis caracterizada por la aparición de manchas oscuras.

Esto se debe a su capacidad para acelerar la renovación celular, lo que facilita la eliminación de las células de la piel que contienen demasiada melanina, el pigmento responsable de las manchas oscuras.

Además, también inhibe la tirosinasa, una enzima clave en la producción de melanina. Al inhibir la actividad de la tirosinasa, el ácido retinoico puede prevenir la formación de nuevas manchas oscuras y ayudar a aclarar las ya existentes.

Es importante tener en cuenta que los resultados no son inmediatos. Mejorar la hiperpigmentación puede tomar semanas o incluso meses, y es crucial ser constante con el uso del ácido retinoico.

Además, debido a que el retinoide puede hacer que la tez sea más sensible a la luz solar, es esencial usar protector solar diariamente para protegerla y evitar que la hiperpigmentación empeore.

Además, al acelerar la exfoliación puede ayudar a mejorar la textura de la piel, lo que puede contribuir a un cutis más luminoso. 

Si tu problema son las manchas, descubre las mejores cremas anti-manchas para ti.

Protege contra el daño de los radicales libres

protector solar contra las manchas

No olvidemos que es un poderoso antioxidante, y esto lo hace imbatible en la lucha contra los radicales libres. 

Los radicales libres son moléculas inestables que pueden causar daño oxidativo en las células, lo que contribuye al envejecimiento prematuro y puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades cutáneas.

Te ayudamos: Consejos para retrasar el envejecimiento cutáneo

Estos radicales libres pueden provenir de diversas fuentes, incluyendo la exposición a la luz UV del sol, la contaminación del aire, el humo del cigarrillo, y incluso procesos naturales del cuerpo como el metabolismo.

El ácido retinoico, gracias a su estructura química, puede donar un electrón a los radicales libres, estabilizándolos y evitando que causen daño. De esta manera, puede ayudar a prevenir la degradación del colágeno y la elastina, dos proteínas de las que ya hemos hablado.

Mejora de la textura

Esta propiedad se debe principalmente a su capacidad para promover la renovación celular y exfoliar la piel a nivel celular, lo que puede ayudar a suavizar la textura y reducir la apariencia de los poros dilatados.

Cuando aplicamos ácido retinoico, éste penetra en las capas profundas y estimula la producción de nuevas células cutáneas, al mismo tiempo que promueve la eliminación de las células muertas de la superficie.

Este proceso de renovación celular ayuda a suavizar la textura, haciéndola sentir más suave al tacto y dándole un aspecto más radiante y rejuvenecido.

Además, al estimular la producción de colágeno, el retinoide puede ayudar a rellenar las pequeñas líneas y arrugas, mejorando aún más la textura. Este aumento en el colágeno también puede ayudar a tensar el cutis, reduciendo la apariencia de los poros dilatados.

Por lo tanto, si tienes problemas con la textura de tu piel, ya sea debido al envejecimiento, al daño solar, a las cicatrices del acné o a otras afecciones, los retinoides pueden ayudarte.

Te interesa: Cómo exfoliar tu piel correctamente

Cómo Utilizarlo en la Rutina Facial

mejor crema antimanchas

Es importante conocer que el uso del ácido retinoico debe ser siempre bajo la supervisión de un dermatólogo, ya que es un ingrediente potente y puede causar reacciones negativas si no se usa correctamente.

Siempre sigue sus indicaciones, pero hay algunas pautas comunes que pueden ayudarte:

  • Preparación: Antes de aplicarlo, es importante limpiar y secar bien la piel. Este paso es crucial para permitir que el producto penetre de manera efectiva.

  • Aplicación del producto: Una vez que el rostro está preparado, puedes aplicar una pequeña cantidad de producto (generalmente del tamaño de un guisante) en tu rostro. Es importante aplicarlo de manera uniforme, evitando el contorno de ojos y los labios (a menos que se indique lo contrario).

  • Frecuencia de uso: Inicialmente, es posible que quieras comenzar a utilizarlo una o dos veces por semana, y luego aumentar gradualmente la frecuencia según tu tolerancia. Recuerda, la piel puede tardar un poco en acostumbrarse a este ingrediente, por lo que es normal experimentar algo de enrojecimiento o descamación al principio.

  • Protección solar: El ingrediente puede hacer que tu cutis sea más sensible al sol, por lo que es absolutamente crucial utilizar un protector solar de amplio espectro durante el día. Esto no sólo protegerá tu dermis del daño solar, sino que también ayudará a prevenir la hiperpigmentación y el envejecimiento prematuro.

  • Productos complementarios: En tu rutina de cuidado facial, puedes combinar el ácido retinoico con otros productos hidratantes y reparadores, como la manteca de karité, para ayudar a combatir la sequedad y a calmar la irritación.

  • La paciencia es clave: Los retinoides no proporcionan resultados inmediatos. La mejora en la textura, la reducción de las líneas finas y las arrugas, y la claridad general pueden tardar varias semanas o incluso meses en manifestarse. Por lo tanto, la paciencia es clave cuando se utiliza este ingrediente.

Precauciones y Posibles Efectos Secundarios

A pesar de los muchos beneficios que el ácido retinoico puede tener para la piel, es importante tener en cuenta las posibles precauciones y efectos secundarios. Los más comunes son:

  1. Irritación: Puede causar irritación, enrojecimiento y descamación, especialmente durante las primeras semanas de uso. Esto es normal y suele disminuir a medida que tu piel se acostumbra al tratamiento. Sin embargo, si la irritación persiste o se vuelve severa, deberías interrumpir su uso y consultar a un dermatólogo.

  2. Sensibilidad al sol: Este compuesto puede hacer que tu piel sea más sensible al sol, lo que puede aumentar el riesgo de quemaduras solares. Por eso es esencial usar un protector solar de amplio espectro durante el día y limitar la exposición al sol mientras estás utilizando retinoides.

  3. Uso durante el embarazo y la lactancia: Los retinoides pueden ser perjudiciales durante el embarazo y la lactancia, por lo que no se recomienda su uso durante estos períodos a menos que sea bajo la supervisión de un médico.

  4. Interacciones con otros ingredientes cosméticos: Algunos compuestos pueden interactuar con los retinoides, lo que puede aumentar la irritación o anular sus beneficios. Esto incluye ciertos exfoliantes, productos con ácido salicílico y peróxido de benzoilo.

  5. Reacciones alérgicas: Aunque es raro, algunas personas pueden experimentar una reacción alérgica al ácido retinoico. Si experimentas una erupción cutánea, comezón, hinchazón, mareos o dificultad para respirar, deberías interrumpir su uso de inmediato y buscar atención médica.

No hay duda de que el ácido retinoico es un poderoso aliado en la salud y el cuidado de la piel. Sus propiedades únicas lo hacen especialmente efectivo para combatir una variedad de problemas, desde el acné hasta las arrugas, la hiperpigmentación y el envejecimiento prematuro.

Sin embargo, es importante utilizarlo de manera segura y consciente. Es esencial familiarizarse con las posibles precauciones y efectos secundarios, y siempre es una buena idea buscar el asesoramiento de un profesional de la salud o un dermatólogo antes de comenzar.

Con el uso adecuado, el ácido retinoico puede ser un poderoso recurso para mantener tu piel radiante, saludable y joven.

Angela

Técnico Superior en Dietética.

Escrito por

Técnico Superior en Dietética.

Suscríbete